No_photo
wind
land
fire
water

Laurent Guerguy

El movimiento de desinversión en combustibles fosiles, que anima a no invertir en proyectos de combustibles fósiles, crece día a día. Cuenta con el apoyo de más de un centenar de instituciones colaboradoras, entre las que se incluyen ciudades, universidades, fundaciones, asociaciones civiles y agrupaciones religiosas de todo el mundo.

Fotolia_85819322_xs

El movimiento de desinversión en combustibles fosiles, que anima a no invertir en proyectos de combustibles fósiles, crece día a día. Hay que tener muy presente, respecto al cambio climático, que la cuenta atrás sigue avanzando. Desde el punto de vista de la política y de las sanciones económicas el límite está fijado: año 2020.