David Martín Tejerina

Dime qué se cuece entre tus paredes y te diré qué clase de arquitecto eres

Mvrdv_rotterdam_market_hall_food_01

Se encuentran en el origen más primitivo del ser humano y tal vez sea la diferencia más sustancial entre nosotros y el resto de los animales con los que compartimos el planeta. Cocinar los alimentos aumentó el tamaño de nuestro cerebro, aseguró la supervivencia de la especie, nos hizo más sociables, aceleró la creación de comunidades, permitió la migración a otros territorios y nos dio una identidad cultural.