Fotoaggregatte

Judit Urquijo, Fundadora de GreenappsWeb : "Vamos a dejar muchos marrones medioambientales a los que vienen detrás"

Judit Urquijo lleva más de 15 años relacionada con el mundo de la ingeniería ambiental. Se formó como técnica ambiental en el Centro Vasco de Nuevas Profesiones. Después de trabajar en la ingeniería Basoinsa durante 15 años, en la actualidad, gestiona su propio proyecto de comunicación medioambiental. En sus funciones como community manager y content curator especializada en medioambiente, gestiona redes sociales, redacta contenido y selecciona información como actividad relacionada con la vigilancia tecnológica. Uno de sus últimos proyectos es Greenapps&web, página web de comunicación medioambiental y divulgación del conocimiento en relación con la tecnología, la innovación y el medioambiente
Para empezar Judit, nos gustaría que nos contases cuándo y cómo empiezas a interesarte por el medio ambiente y lo conviertes en tu “vocación”
En el encabezado de mi blog profesional comento, medio en broma, medio en serio, que la culpa es de Félix Rodríguez de la Fuente y Jacques Cousteau. Así como en el caso de las redes sociales tuve una conversión bastante repentina (un poco al estilo de San Pablo), en el caso del medioambiente no sabría decir si hubo un momento concreto. Desde cría me atrajo el mundo de la biología, especialmente lo relacionado con los animales. Tenía bastantes libros sobre esos temas, así que imagino que todo contribuyó para que finalmente me inclinara por dedicarme profesionalmente a estos temas.

Para muchos la época de estudiante es inolvidable y durante la misma todos los jóvenes tenemos un montón de ideas y propuestas para mejorar las cosas ¿has conseguido llevar a cabo alguna de esas ideas juveniles?
Mis ideas juveniles no eran muy diferentes de las que pueda tener cualquier joven de hoy en día que observe el futuro con cierta perspectiva: tener un trabajo digno, sentirte orgulloso con lo que haces, respetar a los que rodean, etc. En ese sentido, estoy medianamente satisfecha. No obstante, considero que es un error pensar que no se pueden seguir absorbiendo nuevos conocimientos porque se es mayor y que hay que renunciar a la generación de ideas para mejorar las cosas porque se ha dejado de ser joven. Ni pensar ni aprender deben tener fecha de caducidad. Como decía Whitmann, en el poderoso drama, todos podemos contribuir con un verso, y yo cada día intento redactar el mío lo mejor que puedo. 

Empiezas a trabajar en temas ambientales en una ingeniería en 1.999 ¿Cuál era la situación medioambiental en ese tiempo en nuestro país? ¿Crees que a lo largo de estos 15 años se ha avanzado mucho en este campo o te da la impresión de que todavía queda mucho por hacer?
Tengo que reconocer que en ciertos aspectos ha habido notables mejoras, como puede ser la depuración de los ríos gracias a los planes de saneamiento que se han acometido o el aumento de las áreas protegidas y el desarrollo de planes para la protección de especies amenazadas. Pero todavía queda una labor ingente por hacer. El principal problema que veo es que todos los avances que se han logrado hasta el momento han sido básicamente porque se han elaborado directivas y leyes para promoverlos, no porque fuesen algo reclamado con ahínco por la sociedad en general. Salvo para algunas personas realmente comprometidas, cuya influencia espero que crezca, la situación ambiental es por desgracia un problema que ocupa uno de los últimos lugares en la lista de preocupaciones de los españoles, como lo demuestran los barómetros del CIS.

En un momento de tu vida decides embarcarte en tu propio proyecto de comunicación medioambiental ¿Qué es lo que te lleva a tomar esta decisión? ¿Qué querías transmitir?
En 2014 me rescindieron el contrato en la empresa en la que trabajaba, así que no me quedó más remedio que replantearme el futuro. Mi objetivo principal era seguir vinculada al sector del medioambiente, pero quise salir de mi círculo de confort y explorar otras posibilidades. Me decidí por la comunicación porque considero que internet es un gigantesco océano del que se puede extraer información útil para generar nuevas oportunidades o, al menos, replantear la relación con el planeta.

En Greenapps&Web nos muestras las utilidades de las APPS ambientales que pueden facilitar el  trabajo a los profesionales del medio ambiente ¿consideras la tecnología fundamental para el desarrollo en el cuidado del medioambiente?
En primer lugar, quisiera dejar claro que las apps ambientales no tienen que ser de uso exclusivo para los profesionales del medioambiente. Aunque algunas de ellas pueden facilitar su labor, lo que yo quiero transmitir a través de Greenapps&Web es que son un nuevo canal a través del cual transmitir conocimiento, involucrar y empoderar a la gente, que al final es lo que hace falta. La tecnología per se no sirve para nada, lo que importa es la persona que se encuentra tras ella, la receptividad de la gente a la que se lanza el mensaje y las decisiones que se toman de acuerdo a la información que se recopila por medios tecnológicos.

Actualmente, la inversión en medio ambiente es menor debido a la crisis que se está viviendo. ¿Cómo puede ayudar a la empresa la gestión medioambiental? ¿por qué se debería formar a un trabajador en este ámbito?
Personalmente, creo que uno de los medios más efectivos para integrar la gestión medioambiental en el ámbito empresarial es hacer ver el ahorro que conlleva. De inicio puede suponer un coste de inversión elevado que muchas empresas no pueden afrontar, pero a largo plazo genera beneficios tanto tangibles como intangibles. Si, por ejemplo, tú como responsable de una empresa, optas por aplicar un plan de eficiencia energética y procuras que tu suministro de energía provenga de fuentes renovables, es muy probable que a la larga implique una reducción de costes y un aumento en la credibilidad de la marca entre las personas que se preocupan por el medioambiente.

¿Cuál sería tu diagnóstico general de la situación actual en materia ambiental?
Desde mi punto de vista, el diagnóstico, escrito para que lo entienda todo el mundo, es que si no nos ponemos las pilas desde ya, las vamos a pasar canutas. Los avisos y las señales que ponen en entredicho nuestro modelo de desarrollo cada vez son más numerosos, pero a veces tengo la sensación de que hemos optado por la sordera, la ceguera y la mudez, todo de forma simultánea. No somos conscientes de la cantidad de alimento que nos proporciona la naturaleza, de que los cultivos crecen porque hay un suelo en el que enraízan las plantas, de que podemos beber agua porque los bosques y el suelo ayudan a retenerla. Quizás confiamos en que la tecnología resolverá un hipotético futuro en el que el agua escasee, por ejemplo, ¿pero qué coste va a tener esa tecnología? ¿Va a estar al alcance de toda la gente o solo de algunos privilegiados? ¿No es más fácil que intentemos conservar los recursos que tenemos actualmente en las mejores condiciones? Habrá mucha gente que considere que en la actual situación económica no se pueden destinar fondos a la protección del medioambiente, que primero hay que satisfacer las necesidades del pueblo, pero dar pan a cambio de hipotecar el futuro solo conduce a retrasar el hambre.

Cada vez son más las noticias en las que se relaciona el descuido al medioambiente, contaminación, tala de árboles, …. con la salud de las personas ¿Crees que existe sensibilización por parte de los ciudadanos hacia los vínculos entre la salud y el medio ambiente?  
El problema es que hasta hace poco no se ha incidido de manera clara sobre esa relación. Una de las imágenes más extendidas sobre el cambio climático, por ejemplo, es la de un oso polar flotando a la deriva en una placa de hielo. Con esa fotografía generas pena, rabia, indignación… pero poca conciencia real, porque son representaciones de un tipo de ecosistema que nos queda muy alejado, desconocido para nosotros. Aquí lo que tenemos que hacer es incidir en que a medida que el planeta siga calentándose, las enfermedades tropicales van a ascender en latitud, pudiendo hacer que la malaria llegue, por ejemplo, hasta nuestras costas, que los residuos que lanzamos a los océanos se incorporan a la cadena trófica y vuelven a nosotros a través de los productos del mar que consumimos, sin que todavía tengamos muy claras las consecuencias sanitarias que se pueden desprender del consumo de microplásticos, por ejemplo. Pero para que este tipo de noticias empiecen a calar en la sociedad, no pueden quedar marginadas a una simple columna entre la sección de clasificados y las farmacias de guardia de los periódicos. Tienen que empezar a ocupar portadas, a abrir noticiarios y a ser tema de debate en las tertulias.  

En esta entrevista nos vamos a mojar desde Aggregatte. Si nosotros a día de hoy les tuviéramos que dar un consejo a los niños y jóvenes con respecto al medioambiente les diríamos “Lo que hacemos hoy al medio ambiente nos afecta a todos ahora y en el futuro” ¿Cuál sería tu frase para ellos?
Más que una frase, intentaría transmitirles una idea. Salvo que en los próximos años cambien mucho las tornas, empezaría por entonar un mea culpa por haber gestionado el planeta tan rematadamente mal y por los muchos marrones ambientales que les vamos a dejar en herencia. Pero, sobre todo, intentaría hacerles comprender que no se puede vivir de espaldas a la naturaleza, que tienen que tener muy claro de dónde venimos y hacia dónde queremos ir.

¿Cómo crees que ha impactado Aggregatte en la red y en los profesionales del medioambiente? Aggregatte se ha convertido en una excelente plataforma de comunicación en la que se dan cita múltiples perfiles profesionales del ámbito del medioambiente, la ingeniería o la construcción, contribuyendo a crear un conocimiento multidisciplinar muy valioso, etc. Es un lugar para aprender y compartir experiencias.

Un consejo por tu parte derivado de tu experiencia en redes para Aggregatte ¿Un consejo?
Pues quizás que Aggregatte, además de ser un sitio único para crear una marca personal, puede ser también un trampolín para reconquistar la Tierra y volver a establecer con ella una relación de amistad.

Así es Judit Urquijo, una referencia profesional en el sector del medioambiente en nuestra red, alejada de arquetipos y maniqueos tendenciosos, nos da día a día su visión sobre el entorno que nos rodea, nos aporta soluciones para el día a día, pues todos tenemos en nuestro entorno, nuesta pequeña cumbre a la que dar respuesta. Y nosotros le damos las gracias por ello.