Logofinal_1_thumb
wind
land
fire
water

Eco²

A las catástrofes que padecen a diario los polos se suma la recientemente conocida contaminación que se ha producido en la Antártida, que ya se estaba viendo perjudicada por el deshielo. Junto con ella, la capa de hielo del Ártico también sufre enormes reducciones, sobre todo en los periodos de verano, donde llega a ser la mitad de la superficie que poseía en invierno. Los enfrentamientos entre países para controlar esta zona son cada vez mayores, parece que al ser humano lo que menos le importan son las consecuencias que el deshielo tendrá.