Logofinal_1_thumb
wind
land
fire
water

Eco²

En 2012, el Tribunal de Cuentas Europeo advirtió de un importante despilfarro que se estaba produciendo en la asignación de los fondos comunitarios a proyectos y medidas de eficacia energética. Los Estados miembros, al no ser suyo el dinero, no realizaban las pertinentes evaluaciones de rentabilidad y vilipendiaban el dinero europeo en proyectos sin futuro o lo utilizaban para sus propios intereses. A pesar de ello, el Consejo Europeo sigue confiando en las posibilidades de este sector y elevará las subvenciones a una cifra astronómica.