La Casa Econológica

Grandes cantidades de energía se gastan tanto en la preparación de alimentos como en su conservación y el posterior lavado de utensilios y platos. Conocer los detalles de funcionamiento de nuestros artefactos, no sólo sirve para utilizarlos mejor y prolongar su vida útil, sino también para sacar un mayor provecho a la energía consumida por ellos.

2

Todo puede faltar en casa, menos la comida diaria, de ahí el lugar de privilegio que suelen tener las cocinas en la mayoría de los hogares. Pero es en esta zona donde se localizan los artefactos que más energía consumen.