Logofinal_1_thumb
wind
land
fire
water

Eco²

Hasta el 1 de enero de 1995 las Fuerzas Armadas españolas estuvieron arrojando toneladas de explosivos caducados en seis vertedores submarinos repartidos por las aguas españolas. Los depósitos localizados en aguas del Atlántico y el Mediterráneo ponen en peligro los ecosistemas próximos a su localización y la vida de los pescadores y bañistas de la zona. Sin embargo, la falta de una solución clara para este este problema parece obligar a mantener estos deshechos militares hasta su desintegración natural.