Francisco José

El humilde y maravilloso corcho, un producto esencialmente ibérico, puede ser el material del futuro si sabemos cuidar el bosque que lo produce. Puesto que más de la mitad de la superficie de alcornocal que existe en el mundo se encuentra en la Península Ibérica y España es el segundo productor mundial de corcho, la importancia de mantener y apostar por él se hace evidente para ambos países. Y en la estrategia hay que tener en cuenta que el recurso se obtiene gracias a la sabia explotación del bosque, que ha sabido mantener durante siglos un equilibro entre producción y conservación.

13911722818855

Es ligero y maleable, aislante, ignífugo e impermeable; es de origen renovable y apto para reciclar una y otra vez; se emplea en todo tipo de condiciones y usos, desde la industria alimentaria a la construcción o la tecnología aeroespacial; su producción no genera residuos y beneficia al medio ambiente.