María González González

El atún sitúa sus funciones vitales en el centro de su cuerpo. ¿Y si aplicamos este sistema a la arquitectura para reducir la demanda de calor en los edificios?

Bluefin-tuna-noaa-images-1024x656

Un equipo de arquitectos y biólogos de la Universidad de Navarra asegura que podemos aprender de estos peces para reducir la demanda de calor de los edificios. Al parecer la distribución de sus funciones y organismos vitales puede ser mimetizada en la distribución interior de los edificios de oficinas para mantener las temperaturas más cerca del rango de confort.