• Wudws1hq_400x400_thumb

    Carlos Miguel Mayoral Corral

    Antiguamente se tendía a ocultar la madera con mortero para protegerla, sin saber que así lo único que se consigue es impedir que la madera absorba o expulse la humedad que necesita. Ahora sabemos que la madera debe respirar para que regule su humedad interior. Incluso los barnizes para exteriores tienen la capacidad de impedir que el agua penetre pero no así el vapor ni la humedad interior. Buena solución para esta patología.