Colaborar-medio-ambiente_thumb
wind
land
fire
water

Soledad Cambrils

La vida eterna del vidrio

Lavidaeternadelvidrio-portada-5313

Uno a uno, el consumidor responsable deposita las botellas, los tarros y los frascos en el contenedor más próximo a su domicilio. Tras dejarlos caer por la pequeña abertura redonda que caracteriza al iglú verde, los recipientes se rompen en mil pedazos creando una banda sonora inconfundible, un estrépito que siempre habíamos asociado con algún accidente doméstico y que ahora se ha convertido en sinónimo de un acto cívico que beneficia a nuestra economía y al planeta.