Rosa Marin Martín

Bioeconomía, o como las pelotas de golf pueden convertirse en comida para peces

Bioeconomia-o-como-las-pelotas-de-golf-pueden-convertirse-en-comida-para-peces

Nuestra civilización se sustenta sobre el trabajo gratuito de infinidad de seres vivos a lo largo de millones de años. En tiempos remotos, las plantas acumularon en sus entrañas la energía del sol y, una vez muertas, las bacterias convirtieron sus cadáveres en carbón, petróleo y gas natural.